LOS OBISPOS Y EL REFERÉNDUM

obisposcubanosenjunio2018Los obispos de Cuba se han pronunciado, el texto constitucional no les gusta, al fin y al cabo el paripé legislativo es más de lo mismo, una maniobra dilatoria para la perpetuación del comunismo isleño. El marxismo-leninismo, esa ideología del terror y la miseria, seguirá rigiendo el destino de la nación, “solo en el socialismo y el comunismo el ser humano alcanza su dignidad más plena”, la revolución de los Castro tiene sus dogmas, no importa que la realidad los contradiga, la realidad no importa cuando se vive en un mundo de privilegios y opulencia.

Los obispos no han querido tragar esta nueva dosis de jarabe totalitario e insisten en que “la pluralidad debe ser salvaguardada en la constitución”. En realidad, esta constitución no salvaguarda nada para los cubanos, no salvaguarda los derechos fundamentales recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ni recoge reconocimiento alguno a la diversidad de opinión política, ni ampara la libertad económica y de inversión en igualdad de condiciones con los extranjeros.

Tampoco ha convencido a los obispos la nueva definición de matrimonio del texto a refrendar, porque “Si bien en el nuevo texto se ha eliminado la definición de ‘matrimonio como la unión entre dos personas’, lo cual apreciamos (…), en los artículos 81 y 82 del texto actual se abre el camino para que, en el futuro, se reconozca como matrimonio la unión de personas del mismo sexo con todas sus prerrogativas”. “Según la definición de familia que aparece en los artículos citados se introduce la posibilidad real de que, en las leyes complementarias posteriores, no se respete el sentir y la voluntad expresada mayoritariamente por nuestro pueblo, la cual ha defendido la institución del matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer”. Y por supuesto, ni hablar del derecho de los padres a escoger la educación de los hijos.

Nadie debe de extrañarse, todo esto tiene sentido en la lógica totalitaria, la Revolución no es otra cosa que un mal, una maldad sangrienta que se resiste desaparecer. Lo que ganaron matando no lo van a soltar por las buenas, el poder es una posesión, un feudo. No hay avance en el respeto a ningún derecho, ni político, ni económico, ni religioso. Los obispos lo saben y le recuerdan al régimen “que la libertad de practicar la religión propia no es la simple libertad de tener creencias religiosas, sino la libertad de cada persona a vivir conforme a su fe y de expresarla públicamente, teniendo por límite el respeto al otro.”

La libertad es el peor de los asuntos para el régimen comunista, los obispos han invitado a votar responsablemente y según la propia conciencia. Ellos, a plena luz del día, han corrido el riesgo de escribir una carta pastoral que desaprueba esta propuesta constitucional. Los católicos cubanos tienen una valiosa oportunidad de decir NO en la consulta, es hora de que los carceleros sepan que el número de hombres y mujeres libres va en aumento, en estos días de franca incertidumbre para los tiranos las cifras de la libertad tienen peso.

Eduardo Mesa

Publicado en https://eduardomesa.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s